Salon de Motos Buenos Aires 2018

SALON MOTO BUENOS AIRES 2018

DANDYDRIVER - SALON MOTO

Por Gustavo C. Arsuaga

 

Con muy buena respuesta de público, visitantes del interior del país y de países limítrofes y 90 expositores fue realizado el Salón Moto en La Rural de Palermo entre el 25 y el 28 de octubre. Fue una idea de las cinco o seis cámaras que nuclean al sector de las motos, reunidas en la Cámara de Fabricantes de Motovehículos –CAFAM-, en una organización conjunta con Messe Frankfurt.

Fueron 23 las marcas que se presentaron en el salón, con todo tipo de motos: urbanas, touring, enduro, naked, doble propósito, cuatriciclos, vehículos utilitarios todoterreno, custom y hasta tipo Grand Prix. El rango de precios también era muy amplio, tan enorme que encontramos una por un precio de $ 38.500 y, en el otro extremo, una de altísimas prestaciones por lo que hay que desembolsar U$S 140.000. Si hablamos de marcas, las reconocidas japonesas como Honda, Kawasaki, Yamaha y Suzuki, la alemana BMW y la austríaca KTM. Asimismo, el Salón tuvo una importante presencia de las muy tradicionales Zanella y Gilera, presentes en el país desde los comienzos de la industria argentina en la década del ’50. El Salón también tuvo profusión de marcas establecidas más recientemente, aunque consolidadas en el mercado, como Guerrero, Bajaj, Corven, Motomel y Kymco. Mientras, debemos reconocer que en la Rural descubrimos marcas que no conocíamos: Hero, Brava, KYT, Okinoi y Hawk, por ejemplo. El Salón fue una apropiada ocasión para que Zanella lance su marca Ceccato, mientras que la Jawa, que en los noventa procedía de Checoslovaquia, se comercializa ahora bajo la marca RVM.

Una ausencia notable, advertida por el numeroso público, fue la de las casas italianas. De todos modos, se produjo el regreso de Benelli, una marca que estuvo en el país hace unos cuarenta años. Los fans de las motos estadounidenses bicilíndricas también encontraron motivo de regocijo en los stands de Indian y Harley-Davidson.

La gran exposición de las motos, tuvo también una gran asistencia de compañías relacionadas al sector, como distribuidoras de repuestos, indumentaria, cascos, juntas, neumáticos y servicios.

El primer Salón de la Moto –no sabemos por qué lo llamaron Salón Moto, parece que sus organizadores no conocen los artículos ni las preposiciones- fue un éxito, de público y también comercial para los expositores. Resultó una buena muestra, aunque no completa, de un sector que, aún con una inflación cada vez más mayor y creciente recesión, vendió unas 675.000 motos en 2017.

La exposición contó con un auditorio en el que se brindaron conferencias, como las de Benedicto Hugo Caldarella y Claudio Pesce, y charlas sobre seguridad, a cargo de Gustavo Morea y otros especialistas. Además, entre la proliferación de redes sociales y plataformas digitales el papel sigue vivito y coleando, y allí estuvieron tres publicaciones: la revista Exclusivo Motos editada en Santa Fe, que va por su 15º año de edición, así como La Moto y Taller Actual, centrada principalmente en servicios y repuestos. El área gubernamental estuvo en el Salón con la agencia de Seguridad Vial de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires.

La rica historia de las motos en la Argentina tuvo un importante espacio en el Classic Club, donde sus apasionados integrantes exhibieron una treintena de máquinas impresionantes, algunas ya mostradas en la reciente edición de Autoclásica.

dandydriver.com comenzó su visita al Salón Moto el jueves, el primer día, de manera auspiciosa, por no decir inmejorable. Mientras recorríamos los pasillos de manera informal, para ir tomándole el pulso a la exposición cuando pasamos por el stand del nuevo suplemento motos de Clarín, nos encontramos con uno de los más grandes motociclistas argentinos de todos los tiempos, Benedicto “Chiche” Caldarella. Después de los correspondientes saludos y antes de contarnos una serie de anécdotas de sus aventuras en el Mundial de Motociclismo nos comentó que el viernes -25 de octubre- a las 19 iba a dar una charla en el auditorio, y otra el domingo 28 a las 14. Por lo tanto, aprovechamos nuestra acreditación para volver al otro día para la primera de las dos entrevistas, que reproducimos en un artículo por separado.

Continuamos, entonces, con el Salón de la Moto, o perdón, el Salón Moto. Así, luego de caminar y cruzarnos con muchos que llevaban el casco en la mano, y unos cuantos con remeras con el Nº 46 identificados con Valentino Rossi y otros tantos vistiendo t-shirts con el 83 –el número de Marc Márquez-. Vamos a detallar nuestro relevamiento por marcas:

Ceccato. Se trata de una nueva marca de la empresa Zanella, lanzada bajo el lema “La revolución de un ícono”, que viene a conmemorar la primera moto fabricada –o armada- por Zanella en 1957 en el país con componentes italianas. 61 años después, a colación de este importante hito Zanella lanzó Ceccato como marca. Una de sus motos es la Zanella Ceccato 60 collezione –el número es por los 60 años-. Tiene un motor monocilíndrico de 149 cm3 que produce 15 HP, asiento slammer de cuero y alforja también de cuero con placa conmemorativa numerada, puerto USB y el fabricante dispone de una garantía de 36.000 kilómetros o 2 años. En un rango superior está la Ceccato V250i, con un motor V-twin –bicilíndrica en V- de 249 cm3 alimentada por inyección Delphi y 18,5 HP. Con carenado, caja de 5 velocidades, asiento tipo café racer y disponible en tres colores: azul zafiro, rojo borgoña y verde bio. Incluye luces de giro led e instrumental digital con puerto USB. Ceccato también mostró la C250 tipo enduro de 18,8 HP con instrumental analógico y digital, y asiento tipo scrambler.

Honda. Uno de los stands sobresalientes, en el medio del salón, en el orden de los 25 modelos exhibidos. La pared que lo delimitaba proyectaba imágenes de Marc Márquez, su multicampeón de MotoGP y del argentino Kevin Benavides, piloto de la marca en el Dakar y en otras pruebas todoterreno. La tradicional empresa japonesa que cuenta con una planta en el país, en Campana, provincia de Buenos Aires, exhibió unos 25 modelos, casi todo el catálogo. Un cartel destacaba que su Wave del tipo cub, cumplió los cien millones de unidades. Su modelo derivado de la célebre EconoPower tiene ya más de 60, ya que su producción comenzó en 1957. La Wave es una moto económica a un precio de $ 37.500. Entre las enduro, Honda presentó las XR150, la Tornado 250 y la nueva XR190, algunos de los siete modelos ensamblados en Campana con componentes nacionales como los plásticos, manubrio y chasis. De Japón vienen, por ejemplo, la NC750 de dos cilindros y la Africa Twin CRF1000 bicilíndrica del tipo touring enduro, a un precio de U$ 34.000. Aprovechó el acontecimiento del salón para lanzar dos modelos en el mercado argentino: la CBR 300R –carenada- y la CB 1000R tipo café racer.

BMW. Una marca de alta gama, con modelos principalmente de las líneas Adventure –de doble propósito, turismo y enduro-, Heritage y urbanas. La BMW K1600 6T tiene un motor digno de un auto: un 6 en línea de 1649 cm3 de 4 válvulas por cilindro, 4 tiempos refrigerado por aceite y agua, 160 HP y 12.2:1 de compresión. Su combinación de colores es black storm metallic y lupin blue metallic y el precio, U$S 48.000. La BMW K1600 Bagger tiene el mismo motor y la mismo potencia, aunque es del tipo bagger y su precio es de U$S 52600. En ambos casos, la marca declara una velocidad máxima “superior a los 200 km/h”. En un cilindrada algo menor, vimos la BMW R1200 RT, con su clásico 2 cilindros opuestos de 1170 cm3 de doble árbol, 4 tiempos refrigerado por aire de 125 HP, a U$S 40550. En la línea Aventure, apreciamos, con el mismo motor de 1170 cm3, a la R1200 GS Adventure. Una opción más económicas la BMW F750 GS de dos cilindros en línea, 853cm3 y 77 HP a U$S 25800. Para alguien que quiera lo máximo, la “top of the line” exhibida como corresponde dentro de una gran pecera, estaba la HP 4 Race, con un motor de 999 cm3 de 4 cilindros, 4 tiempos, de 215 HP. Un chasis monocasco y llantas de carbono, doble frenos Brembo, escape de titanio y ABS desconectable. Una verdadera moto de carrera no homologable para andar por la calle. Una de las piezas más costosas del salón si se dispone de U$S 143.000.

Gilera. Bajo el lema “clásico y moderno” esta marca de origen italiana de tanta tradición que comenzó su actividad en Argentina en 1953 está en el país como Gilera Motors Argentina. La empresa que en un momento se dedicó a comercializar Suzuki, tiene ahora una línea de 35 modelos, con piezas importadas de China. De ellos, 12 motos tienen un 30% de integración nacional. Algunos de sus modelos son la AC6 con un motor de 292 cm3 a inyección de 4 tiempos y 29 HP a 8500 rpm, refrigerado por agua, 6 velocidades y 150 kilos de peso. La Gilera AC4, también monocilíndrica, tiene 223 cm3 refrigerado por aceite, caja de 6 marchas, y 139 kilos. Con la VC200 incursiona en las motos del tipo naked –“desnuda”, porque carece de carenado y el motor está descubierto-, tiene un moto de 198 cm3 de 14,5 HP a 7500 rpm; es aún más livianas, 125 kilos. Llaman la atención sus apéndices negros laterales. La SG159 Jazz es una 4 tiempos de 5,7 HP a 7000 rpm, que viene en rojo, gris y rojo intenso. Entre las novedades, la Gilera Spectra, toda negra y la HR7 cuatro tiempos, una moto de pre-serie con carácter de maxi-naked. Es una bicilíndrica de 471 cm3, caja de 6 velocidades y 190 kilos. En un rincón del stand, Gilera en línea con la tendencia de disminución de dióxido de carbono, presentó la EG-II, su scooter eléctrico con batería de litio.

Can-Am. La marca conocida por las moto de agua primero y por su presencia en el Dakar en cuatriciclos estuvo presente con modelos como el Maverick X3 con un motor de 1000 cm3 de dos cilindros a un precio de U$S 55.000. La Spyder es un triciclo, considerado una moto de alta gama, con cinco computadoras y tecnología Bosch que impiden que uno pueda volcar y caja secuencial. Su precio, U$S 47.000. Otro modelo interesante es el Maverick Trail, con motor Rotax.

Lambretta. Esta marca de algo más de 60 años en el país, recordada por su versión nacional, la Siambretta, de cuando a los hoy llamados scooters se las llamaba motonetas. También estuvo en el Salón, que desde 2017 presenta la V-Special en tres versiones. Comercializada por el grupo Zanella, fue exhibida en el stand de Ceccato.

Guerrero. Una marca nacional que existe hace 40 años, aunque con motos con su marca es más nueva. Establecida en San Lorenzo, Santa Fe, donde ensambla con materiales de procedencia china. Alistó un stand de considerables dimensiones, con la mayoría de sus 30 modelos, como la 650 naked monocilíndrica. Su modelo Guerrero GPR 250, tiene un monocilindríco de 226 cm3 4 tiempos, 6 velocidades en tanto que la GXR 300 de enduro cuenta con un motor de 292 cm3.

Kawasaki. Una de las grandes marcas japonesas que llegó allá por los setenta, estuvo en el Salón con una importante presencia de unas 20 motos. Pertenece al entre las líneas super touring, naked, enduro y pista. En el stand se pudieron apreciar la RS900, Ninja 400 y Z1000. Entre las super touring, la Z650 ABS cuyo precio es de U$S 14.300, hubo cuatro de enduro mientras, la Vulcan del tipo custom, mientras que se destacaban varios modelos de Ninja. Sobresalía nítidamente la Ninja H2R, una de las dos motos más costosas del salón y ciertamente, la moto más veloz con una velocidad máxima de 400 km/h, famosa por el video en el que cruza un puente a altísima velocidad. Su precio: U$S 130.000.

Suzuki. La marca de Hamamatsu también recurre a un slogan. En su caso, “Way of life” -forma de vida-. Su stand, entre los más grandes acorde a su tradición entre las marcas japonesas, exhibió unas 15 motos, entre una de 100 cm3 y hasta 1300. En su amplia gama tiene motos street –urbanas-, sport, supersport, tourer y enduro. Algunas de ellas son la Futuro Gixxer, de 150 cm3 a inyección y frenos a disco en las dos ruedas. Otra, la GSX 125 monocilíndrica, de calle, o urbana. En el campo de las naked de cuarto de litro, mostró la Inazuma de dos cilindros; así denominan en Japón a los rayos que nacen en una tormenta en el desierto. La Inazuma tiene 248 cm3, 11.5:1 de compresión, inyección y encendido electrónico, y 6 velocidades y su precio es de $ 202.900. Entre las street, una bicilíndrica de 645 cm3 con inyección electrónica, color negro y gris con detalles en rojo. Sin embargo, su modelo más importante es la que remite a un nombre mítico de la marca, Hayabusa. Una moto de altas prestaciones cuya denominación es GSX-1300 Hayabusa, de 4 cilindros en línea, 1340 cm3, relación de compresión 12.5:1, 6 velocidades, chasis de doble viga de aluminio y 266 kilos. Su precio, U$S 31.900. La suspensión delantera es telescópica invertida y la trasera regulable por bieletas. Sin embargo, la GSX-R1000A, también tiene 4 cilindros refrigerados por agua, 1000 cm3, mayor compresión: 13.2:1 y 6 velocidades; para disfrutar de las sensaciones de una MotoGP es necesario desembolsar U$S 33.800. Los productos de alta gama de Suzuki provienen de Japón, pero también las ofrecidas aquí son fabricadas en Tailandia, China y Argentina. En su planta de Boulogne, Partido de San Isidro, se producen cuatro modelos entre ellas, la AX100 Special. Este modelo clásico que cumplió 25 años tiene un monocilíndrico de 2 tiempos supercuadrado -50 mm x 50 mm- de 98 cm3 y 4 velocidades. Un modelo accesible a $ 38.500. Para sus lubricantes, Suzuki tiene un convenio de cooperación con YPF.

Zanella. Una marca muy importante en la industria argentina que también echó mano a su lema: “70 años – Impulsa nuestra historia”. En una pared de su stand había una reseña de su historia, con fotos blanco y negro, desde el primer modelo autorizado a ensamblar en el país en 1957. Como tantas otras marcas, atrae la mayoría del material de China y ensambla aquí, aunque con una característica muy importante: es la única marca que tiene diseñadores en el país, lleva los diseños a China y luego lo envían a la Argentina. Esto pudo apreciarse el jueves, viernes y sábado, cuando mostraron el trabajo del diseño en el salón. También tiene algunos modelos con un porcentaje de integración nacional. Mostró una gran cantidad de modelos de 110 cm3, que son ciclomotores estilizados. Entre su gran variedad presenta motos CUB, street, enduro, scooter, custom, ATV2 –todoterreno- y utility (triciclos utilitarios o pick-ups). Su moto más pequeña es la Hot 90 Shot, su reciente lanzamiento en motonetas es la Styler 150 Exclusive Z3 y su modelo tipo custom, como la Patagonian Eagle, ofrecida en 150 y 250 cm3, de lindo aspecto con su asiento de doble altura, doble carburador y doble escape cromado. El nombre de un exitoso modelo de la marca presentado en 1975 ha sido rescatado para su Sapucai 150. Zanella también tiene una línea de cuatriciclos con la marca GForce.

Yamaha. Una de las marcas japonesas más reconocidas tuvo un gran stand con la mayoría de sus productos de todos tipos de motos. Bajo el lema “Yamaha revs your heart”, algo como “Yamaha aumenta las rpm de tu corazón” presentó unos 25 modelos, entre offroad y sus líneas Sport, Heritage y Race. En un cartel grande en un costado detallaba una serie de modelos: TMAX, MT-03, MT-07, MT-07 ST, MT-09, MT-09 ST, XSR 700, XSR 900 y XV 950R. La MT-09, por ejemplo, es una naked tricilíndrica de 847 cm3, 115 HP y 188 kilos. Entre sus modelos de enduro, no podía faltar el nombre Ténére, referido al desierto popularizado por el Dakar original africano, en versiones Super Ténére y Ténere 250. La YZ 450F es un interesante de modelo de enduro/motocross, la YZF-R3 es una moto deportiva, para turismo, de dos cilindros, 321 cm3 y 4 tiempos, a un precio de U$S 10500. Su modelo “top” era la R1M Supersport. Entre las acciones para entretener al público, el stand Yamaha fue uno de los más exitosos, con una moto de la clase superior del Campeonato de Moto GP. Según algunos, era una auténtica de hace un par de años. Al público, que debió hacer una media hora de cola, para subirse, sacarse una foto y, felices, sentirse Valentino Rossi durante unos instantes. Aunque Yamaha no realizó ningún lanzamiento su principal novedad fue anunciar la bonificación del patentamiento para los compradores de sus motos.

Harley-Davidson. Prácticamente todo a lo ancho de los extremos del Salón se distinguía la marca de Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, con un stand algo más equipado que el presentado en Autoclásica. Casi en la mitad sobresalía el Trike, su triciclo, motor Twin Cooled Milwaukee Eight de 1745 cm3, en colores vivid black y black tempest, ofrecido a U$S 78500. Otro modelo destacado era el 115 Anniversary Ultra Limited, con el mismo motor bicilíndrico, y control de crucero, en un hermoso color legend blue. La novedad de la casa, aun no en venta, era la FXDR 114, con el motor V-twin –bicilíndrico en V- Milwaukee Eight 114 V2, color blanco y tapizado Bonneville Salt Denim que recuerda las olvidadas salinas de Utah donde en los sesenta se batieron tantos records mundiales de velocidad, caja de 6 velocidades y control de crucero.

RVM. La empresa que hasta unos años era representante de Jawa y Regal Raptor en la Argentina cuenta con planta ensambladora en General Las Heras, con piezas traídas de China produce 11 modelos de 200 hasta la 650 bicílíndrica, ahora bajo la marca VRM, las iniciales de su titular. A la derecha de la puerta de entrada al Salón estaba el stand de VRM y allí el prototipo que planean fabricar, según averiguamos “con una ciclística sorprendente” y motor V2 de 800 cm3 importado. Disponen de 50 puntos de venta.

KTM. La firma austríaca tan identificada con el Dakar tuvo su stand contiguo al de Can-Am, es que ambas marcas son comercializadas por la misma firma. Mostró una veintena de motos, básicamente de dos líneas, Travel y Offroad.

Motomel. Una marca argentina fundada en La Emilia, cerca de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, cuya producción es principalmente el armado con material importado. Ofrece una amplia gama de motos entre los 100 y 200 cm3. En el Salón exhibió unas 25 motos de las 60 que ofrece, en ocho líneas: de calle, deportivas, cubs, custom, doble propósito -para on-road, calle y ruta, como off-road-, scooter, cuatriciclos y utilitarios. La gran novedad presentada en el salón es la Skua 150 Silver Edition, un modelo con sólo mil unidades fabricadas. Motomel además tiene una línea de bicicletas y cascos, y en otro orden, máquinas herramientas.

Benelli. Vista por las calles y rutas argentinas hace cuarenta años, que sobresalió por su Benelli Sei, la primera moto con motor de seis cilindros cuyo diseño fue supervisado por Alejandro de Tomaso. Justamente, una de 747 cm3 de 1978 fue elegida la mejor en Autoclásica en 2010. Volvió hace dos años, importada por Motomel, con stand propio. Aunque ya no son fabricadas en la península italiana, sino, como tanta de la producción vista en el Salón, en China. La novedad fue la TRK 502X de 500 cm3 y 48 HP. En una vitrina Benelli exhibió su propia marca de cascos.

Indian. Una marca histórica de los Estados Unidos, que entre 1901 y 1953 estuvo establecida en Springfield, Massachusetts, de las que llegaron muchas a la Argentina. Desde 2011 Polaris Industries compró la marca y comenzó a producir en 2013. El 10 de agosto de 2018, abrió sus puertas en San Isidro. El Salón fue su presentación en el que vimos las bicilíndricas Scout Sixty de 1000 cm3, la Scout de 1133 cm3 y la Scout Bobber.

Steiner. En el Salón, con un pequeño stand propio, fue presentado el scooter eléctrico Steiner. Aun cuando mostraba una bandera suiza, esta motoneta traída por Zanella, viene de China. El modelo es Steiner Star 3.

Okn. Una empresa proveedora de repuestos radicada en Córdoba comenzó a ensamblar hace ocho años con materiales traídos de China, que en el Salón presentó su marca Okinoi. Su ciclomotor del nutrido mercado de 110 cm3 tiene un 25% de piezas nacionales, como las piezas de plástico. Su modelo más ambicioso es la okn 300, una bicilíndrica de 300 cm3 con encendido electrónico y silenciador de aluminio/carbono. La marca que está vendiendo entre 40 y 50 motos por mes, presenta una línea de vistosas bicicletas e-power, asistidas con motor eléctrico e-power con batería de litio. Asimismo cuenta con su propia línea de cascos de su propia fabricación y de neumáticos.

Hero. La desconocida Hero MotoCorp llegó a la Argentina en enero de 2017, con una curiosa presentación en la Facultad de derecho. El inicio de sus actividades data de 1984 con una joint-venture con Honda que se prolongó durante 27 años. Proveniente de la India, de la que llegan aproximadamente el 30% de las motos importadas, es el segundo país después de China que exporta a la Argentina. Uno de los primeros productores mundiales de motos, comercializada por la firma Marwen SA, aprovechando el significado de la marca también apeló a un lema: “Somos héroes”, y en el Salón vimos su modelo Hunk, de calle. También traen el scooter Dash y los modelos Ignitor y Hunk Sports, todas motos de turismo monocilíndricas de entre 110 y 150 cm3. También tiene su línea propia de cascos.

Corven. Reconocida por sus amortiguadores, ha crecido mucho en los últimos cinco años en el mercado de las motos. Otra de las empresas que importa y ensambla en su planta santafesina de Venado Tuerto. Exhibió un stand importante y también algunas submarcas como Rouster. Su stand presentaba una gran fotografía en homenaje a Juan Marcos Angelini, quien corría en Turismo Carretera patrocinado por Corven, quien falleció en octubre en un accidente aéreo.

Beta. Una marca con algo más de veinte años, establecida en el país en 1995. Ensambla y produce en su planta del Parque Industrial Troncos del Talar, Tigre, Provincia de Buenos Aires. En la cilindrada 125 producen motos de turismo. En la misma cilindrada, tiene 10 modelos de enduro, a su vez, se ofrecen en versión de calle y competición. Las Beta de enduro cumplieron una notable actuación en la Transmontaña en Tucumán, con la participación de unas 1300 motos. Beta, que también presenta su línea de cascos KYT, cuenta con una pista de pruebas en Otamendi donde se realiza el Beta Day, una jornada para usuarios de la marca.

Bajaj. Nuestra visita al Salón comprobamos la importancia de la India en la producción de motos, importadas por Corven. Bueno, Bajaj es el máximo fabricante de ese país en dos y tres ruedas. La marca, comercializada por Corven, presentó, por ejemplo, la Avenge Street, una monocilíndrica de 220 cm3, 4 tiempos y 19 HP. Una de sus marcas es Rouser, por ejemplo, la NS200 y de mayor cilindrada, la Dominar D400 monocilíndrica de 373 cm3, árbol de levas a la cabeza, 4 tiempos, y 35 HP. Las Bajaj utilizan el motor DTSi.

Brava. Una empresa que comenzó en el mercado en 1989 con el nombre Dacord. Otra de las marcas con base en Córdoba que importa de China. Ofrece modelos a partir de la Lazer 70, la Nevada 110, las de enduro Texana 150, 200 y 250, la naked Altino 200 y también en la línea de touring-naked, las Panther de 250 y 300 cm3.

Keller. Otra que responde a la fórmula de lo fabricado en China y traído por un importador de Córdoba, y como tal tiene varios modelos de 110 cm3, que según nos contaron, muchos de ellos son clones con diferencias estéticas y las placas con la marca correspondiente. También ofrece el modelo Miracle 200 Evo de enduro.

Kymco. Es la abreviatura de Kwang Yang Motor Company con sede en Taiwán, aunque también tiene plantas en China y en Corea. Otra de las empresas radicadas en Córdoba, ciudad que se ha convertido en un polo de las motos. Ofrece varios modelos, principalmente scooters entre 125 y motos hasta 200 cm3. Su stand en el Salón exhibió el utilitario UXV700 4x4.

SunRa. La marca de vehículos eléctricos, establecido en Olivos, Provincia de Buenos Aires, presentó en el Salón su línea de Scooters. Su línea es de cinco modelos importados de China.

Classic Club. Un grupo de entusiastas que preserva el acervo de las extraordinarias motos de todas las épocas tuvo su stand contiguo al de Kymco. Ya habían estado en Autoclásica pero en el Salón trajeron más motos aun. Nos asombraron la Sunbeam 57 verde militar de 1949, una Triumph T100 bordó de 1946, una verdadera reliquia como la Indian Power Plus Single con neumáticos blancos de 1917, una NSU OSL 1938 con sidecar y dos británicas de 1939, una Royal Enfield Cowd y la Norton ES2 “La Poderosa II”, exactamente la que fue utilizada para la película “Diarios de Motocicleta” sobre los viajes de Ernesto “Che” Guevara. Otras gemas fueron la Excelsion V-twin de 1914, una Thor Board Track de 1917; una AJS Café Racer de 1949 y una Harley-Davidson con sidecar de 1947. Ducati no estuvo oficialmente en el Salón, pero lo hizo a través de su simpática y pequeña 200 Poli Cucciolo Z de 1946 y la industria japonesa también sobresalió con una Honda CBX 1050 de 6 cilindros bastante moderna, de 1980.

Plaza Motos. Una distribuidora con una variedad de productos de primera línea. Entre las botas, Sidi y otras marcas y cascos Airoh, Arai, Schuberth, Shoei y HJC.

Rinaldi. En su pequeño stand presentaron su línea de cascos y neumáticos.

TVS. Otra marca fabricada en la India, que se dio a conocer por su presencia en el Salón.

Forte Motorcycle Parts. Muchas de las empresas que importan motos no siempre tienen los repuestos en stock, por lo que se han constituido empresas distribuidoras de repuestos. Una de ellas es Forte, fundada por los hermanos Sergio y Ariel López en Resistencia, Chaco. En el Salón se entregaba un catálogo con todas las piezas que ofrecen, un catálogo de excelente calidad.

Seguridad Vial. La agencia del Ministerio de Transporte de la Presidencia de la Nación presentó un documento en el cual busca que el público tome conciencia de la vulnerabilidad de los motociclistas. Señala que en los accidentes de tránsito en Argentina, 4 de cada 10 fallecidos a nivel nacional y 1 de cada dos en el norte argentino corresponden a usuarios de moto. Las provincias donde más se usa casco son San Juan (96%), La Rioja (94,4%) y Mendoza (90,6%). La Ciudad de Buenos Aires  está séptima (88,4%), la Provincia de Buenos Aires, está 16ª (60,6%); Córdoba, Santa, 17ª (59,3%) y Córdoba, 18ª (58,3%) y la situación es crítica en las tres últimas, son Chaco (29,7%), Jujuy (29,6%) y Tucumán (28,2%). Apunta que el uso del casco disminuye el riesgo y la gravedad de los traumatismos en un 72% y de probabilidades de muerte en un 39%. También que el 64,9 de los motociclistas tienen entre 18 y 35 años, y que algo muy importante: cuando un casco se golpea, pierde su efecto de protección y hay que cambiarlo.

 

El Salón Moto terminó con humo y ruido a motor, fue el domingo poco después de las 20 cuando fue puesta en marcha y acelerada la Harley-Davidson Iron 883 negra y dorada de 883 cm3. Muchos corrieron a presenciar el acontecimiento, mientras sonaba “I heard it through the gravepine” (Corrió la voz), en la excelente versión de Creedence Clearwater Revival. Además, las paredes de la sala de prensa estuvieron cubiertas con los afiches del próximo Salón, que ya tiene fecha: del 14 al 18 de octubre de 2020.

Leído 60 veces.