Cuando sos chico te das cuenta que todos juegan con autos o pelotas, pero pocos tienen motos en su colección, capaz una o dos. Sin duda lo más cercano que hay a una moto en tu vida es una bicicleta, o el caño que tiene tu vecino, esa sí que es una moto pensás por dentro a tus humildes 6 años.

El tiempo pasa, crecés y tu cabeza se va para otro lado, pero nunca deja de sentir ese deseo de tener un caballo de acero. Más que uno en realidad.

Y te das cuenta cuando estás en la calle y te das vuelta al primer sonido de

algo que pasa a más de 5000 vueltas. Pero, como los años nos vamos aburguesando, antes de darte vuelta jugas a adivinar qué motos es. Y cada tanto viene un momento mágico: cuando ese sonido es algo extraño y suena distinto a todo lo que ya escuchaste, la curiosidad de no saber qué es, te despierta y hace que esa moto pase a ser algo distinto, una moto que es muy probable que la próxima vez que la escuches ya sepas qué moto es, un especimen nuevo en tu colección mental.

Y este motor sí que suena distinto, tiene 798 centímetros cúbicos, 3 cilindros, 140 caballos, un carruaje que te puede llevar hasta los 244 kilómetros por hora.

Todo, en un pequeño chasis en aleación de aluminio de 175 kilogramos. Estos son los números de la MV Augusta Dragster 800.

El alma de este sueño italiano fue derivado del MotoGP, con un toque tecnológico en su caja de cambios electrónica, siendo la única moto en su clase en tenerlo.

Esta es una MV Agusta un poco particular, podríamos decir que es una moto un poco rara, pasa desapercibida para quién no sabe qué tiene frente a sus ojos o ese motor que escuchas a lo lejos.

Es una moto con la cual pasas a tener una relación. Cuando alguien tiene este tipo de motos, está hablando de otra forma con la gente que le gustan las motos, un código donde hablan los que saben, o mejor dicho donde hablan los que tienen sentimientos por las dos ruedas, donde cada palabra, es escuchada de otra forma.

Tener una MV Agusta 800 Dragster es tener una moto distinta.

¿Pero qué lleva a una persona a elegir una moto así?

Qué mejor que preguntarle a su flamante dueño:

De chico, era un apasionado a las motocicletas, tuve varias, siempre creciendo en modelo y cilindrada, viste cómo es, el alma me pedía más. Ahora el día que me subí a esta MV Agusta, fue amor a primera subida, entró a mi cabeza para no irse nunca más, la MV AGUSTA 800 Dragster era ideal para mi, la quería tener ya! Su peso, su potencia, su reacción me habia enamorado. Le pedí a Ángelo de MV Agusta Argentina que si sabía de alguna en venta me avisen, y me llamó a la semana!

La moto con ese color negro tan especial era algo único y no me la quería perder. Aunque en el fondo, creo que la que me encontró, fue ella.

 

Textos: Cristian Camilo Molano Ruiz

Ajustado por: Hernan Pelaez.

Fotos: Dandy Driver.

 

 

Leído 57 veces.

Dejá un comentario