BERTA TORNADO SP

Luego de unos trece años de búsqueda de los elementos faltantes y de un extremadamente prolijo trabajo de armado, uno de los autos más notable de Sport Prototipo argentino volvió a pisar el asfalto del Autódromo de Buenos Aires. Se trató de una ocasión por demás especial, en la que un pequeño grupo de elegidos pudieron admirar, 45 años después, en pleno funcionamiento a uno de los autos de la que llegó a ser la mejor categoría argentina.

Se trata del uno de los ejemplares del cuarto modelo de Sport Prototipo que Oreste Berta proyectó en poco más de un año. Entre octubre y noviembre de 1969 había diseñado y construido el primero, el Berta LR que impulsado por un Ford Cosworth DFV corrió en la Temporada Internacional de enero de 1970. Después, a mediados de 1970 realizó su prototipo para la categoría nacional, del que fueron construidos dos ejemplares para Luis Di Palma y Eduardo Copello. El gran desempeño de este auto de motor delantero, uno de los pocos competitivos frente al Chelco I-Chevrolet de Néstor García Veiga, llevó a Berta a crear uno nuevo para 1971, su cuarto prototipo después del Berta LR construido para los 1000 Kilómetros de Buenos Aires de 1971, que no llegó a correr.

Tras competir con el Berta LR-Ford Cosworth en Nürburgring y haber construido sus dos primeros prototipos de motor delantero en 1970, Berta organizó un poderoso equipo para 1971. Con el patrocinio de los cigarrillos Jockey Club y la petrolera estatal YPF, así como con apoyo directo de fábrica, el Equipo Berta YPF presentaría cuatro autos, dos Torino de Turismo Carretera y dos Berta-Tornado para Sport Prototipo, con el ambicioso objetivo de ganar los dos campeonatos. Sus pilotos serían Luis Rubén Di Palma, quien corría con Berta desde 1969, y el mendocino Emilio Bertolini, ahijado deportivo de Eduardo Copello, quien se había consagrado campeón de Mecánica Argentina Fórmula 1 en 1970.

Los nuevos Berta para Sport Prototipo eran dos prototipos de motor trasero. El diseño del chasis y de la carrocería era muy similar a los del Berta LR que había corrido en la Temporada Internacional y en Nürburgring, aunque con mayor cantidad de piezas nacionales. El chasis era tubular de caños de acero al cromomolibdeno con algunas partes de aluminio y sus dimensiones eran levemente superiores a las del Berta LR internacional: distancia entre ejes, 2320 milímetros. El ancho de 1880 milímetros, la trocha delantera, 1550 milímetros y la trasera, 1528 milímetros y media casi cuatro metros de largo, 4050 milímetros. La suspensión delantera era de paralelogramo deformable y la trasera, con brazo superior y triángulo inferior, con amortiguadores y resortes, utilizando puntas de eje de Torino. Los frenos a disco eran Girling y la dirección a cremallera. La carrocería, tal como la del Berta LR, era del tipo spider o abierta realizada en poliéster con fibra de vidrio. Estaba equipado con dos tanques de combustible laterales de 60 litros cada uno y pesaba 800 kilos.

El motor era el Tornado de seis cilindros en línea de 3997 cm3 de cilindrada, alimentado por tres Weber dobles de 48 milímetros. Con una relación de compresión de 12,7 a 1 producía 358 HP a 6500 rpm. La caja de cambios era una Sáenz 750 de industria argentina, de cinco marchas, y las llantas eran provistas por Ruedas Argentinas.

Tanto el diseño del chasis, como la carrocería y la preparación del motor estuvieron a cargo de Oreste Berta. La prolijidad de ambos autos era notable, con algunas características destacables como un sutil labio inferior en todo el perímetro de la trompa para aumentar la carga en el tren delantero, una generosa boca de aire para el radiador de agua y los frenos delanteros, así como una voluminosa salida de aire en cuyo plano iba colocado el número. A su vez, tenía otra toma de aire del tipo NACA, a la izquierda del piloto para el radiador de aceite. La carrocería remataba con un flap en el extremo trasero de la cola. El piloto estaba rodeado de un prolijo plexiglás que hacía de parabrisas. La trompa presentaba, asimismo, otros detalles dignos de mención: dos estabilizadores de aire sobre los guardabarros delanteros y un orificio en la parte superior de cada guardabarros.

El primer ejemplar apareció en los entrenamientos de la última carrera de 1970, en Rafaela, impulsado por un motor Tornado de tres litros. Carlos Marincovich fue su piloto, aunque sólo rodó a título experimentar y no llegó a largar.

Los autos del Equipo Berta YPF estaban pintados de rojo, como las marquillas de Jockey Club, y presentaban una franja alrededor de la trompa para su mejor identificación: la de Di Palma era amarilla en tanto que la del auto de Bertolini era blanca.

Los autos debutaron en la apertura del campeonato, el 11 de abril de 1971 en Paraná. Ya allí los Berta-Tornado demostraron sus cualidades. En la primera batería de la carrera realizada a tres series de 20 vueltas con clasificación por suma de tiempos, Luis Di Palma tuvo un problema y sólo dio vueltas, pero Bertolini fue el vencedor con 16s8/10 de ventaja sobre Jorge Cupeiro (Baufer-Chevrolet) y 45s2/10 sobre Jorge Ternengo, quien conducía un Berta-Tornado de motor delantero. Nasif Estéfano con el McLaren-Ford F100 construido por Vicente Formisano ganó la segunda serie, pero no inquietaba a Bertolini, que llegó tercero detrás de Di Palma, porque el tucumano había abandonado en la primera serie, en la que había perdido siete vueltas. Mientras que Carlos Pairetti, en su última carrera con el Formisano-Ford F100 con el que había ganado en la última carrera de 1970 fue el ganador de la tercera serie, en la que le sacó una vuelta de ventaja a Bertolini. El triunfador resultó Emilio Bertolini, con la insólita circunstancia de haber ganado con 59 vueltas, una menos que las 60 del recorrido total. El mendocino logró ese día, el de su debut al volante del Berta-Tornado, su única victoria en Sport Prototipo. Fue escoltado por Pairetti con 57 giros y por el debutante Rubén Alonso (Vounta-Tornado) con 56. Di Palma, con el otro Berta-Tornado, que había escoltado a Estéfano en la segunda serie, recorrió 16 vueltas en la tercera, para quedar octavo y ser el último clasificado con 38 giros.

Aunque en la segunda prueba del torneo, los 250 Kilómetros YPF del Moto Club Argentino en Buenos Aires, en el Circuito Nº 15 del Autódromo, los dos Berta-Tornado abandonaron y el vencedor resultó Nasif Estéfano con el McLaren-Ford F100, y en la octava competencia, otra reunión del Moto Club Argentino también en el Autódromo –Circuito Nº 9- el triunfador fue Carlos Pairetti con otro modelo de McLaren-Ford F100, el predominio de Luis Di Palma con el Berta resultó impresionante. El arrecifeño triunfó en Maggiolo –donde Di Palma y Bertolini hicieron el “1-2”-, Buenos Aires –prueba del Vicente López Automóvil Club-, Alta Gracia, Río Cuarto, Las Flores y 9 de Julio. De esta serie de victorias, es especialmente recordada la carrera en la que se disputó el Premio “Ciudad de Vicente López” el 27 de junio en Buenos Aires, a la que asistieron cinco representantes de Brasil. Luis Di Palma debió esforzarse como nunca por la presencia de Luiz Pereira Bueno con un Porsche 908/2, quien lo exigió en ambas series de 25 vueltas cada una al Circuito Nº 9. El Berta-Tornado Nº 5 fue asediado por el Porsche verde con franjas blancas durante todo el desarrollo de la carrera. El arrecifeño, con un auto con un motor que tenía 1000 cm3 más, se impuso en ambas sobre el Porsche alemán, un auto pura sangre con un motor de ocho cilindros opuestos de 350 HP creado para correr y un menor peso, 680 kilos. En la primera Di Palma ganó por cuatro segundos y una décima; en la serie complementaria se impuso por 5s6/10, para triunfar sobre el brasileño. Estéfano, tercero con el McLaren, fue el último que cubrió las 50 vueltas.

Otro enfrentamiento entre el Berta y el Porsche se dio el 8 de agosto en Las Flores, donde volvió a repetirse el marcador: Luis fue el triunfador en ambas series, Pereira Bueno su escolta –con el Porsche ahora pintado blanco, azul y rojo- y tercero Nasif con el McLaren-Ford.

La décima y última carrera de 1971 fue la única en la que prevaleció Pereira Bueno, quien se impuso en ambas series de 50 giros cada una. El brasileño ganó cómodamente la primera con 50s5/10 sobre Di Palma, aunque en el esfuerzo de seguirle el tren al Porsche, Luis se despistó en la segunda serie y abandonó. Sin embargo Bertolini, tercero en la primera serie y escolta en la segunda, llegó segundo con 98 vueltas para ser el mejor argentino, cosechando los puntos del ganador ya que los brasileños no sumaban.

Luis Di Palma se consagró campeón de Sport Prototipo con 18 puntos, producto de sus seis victorias. El bahiense Héctor Plano (Gentile-Chevrolet) sumó 8,50 puntos y fue el subcampeón. Carlos Pairetti y Emilio Bertolini, con 8 puntos, empataron el tercer puesto.  En conclusión, los autos del Equipo Berta YPF terminaron su primer ejercicio con siete victorias sobre diez carreras corridas.

La hegemonía de los Berta-Tornado fue mayor aun en 1972, aun cuando el regreso de Néstor García Veiga, significó que un rival de fuste les diera batalla. El “Nene”, Campeón Argentino de 1970, dispuso del Chelco III-Chevrolet, un flamante prototipo de motor trasero diseñado por Pedro Campo.

A pesar del éxito del Berta YPF en 1971, el equipo fue disuelto para 1972. Di Palma pasó a defender su título con uno de los dos prototipos que corrieron en 1971 y el otro pasó a ser conducido por Jorge Ternengo, con excepción de la carrera de San Juan, en la que lo corrió Bertolini.

El tercer Berta-Tornado de motor trasero es el auto que nos ocupa. Es el primero de los construidos en 1972, adquirido por Jorge Omar Del Rio. Así como Bertolini ganó en su debut en 1971, Del Rio hizo lo propio en su primera aparición en 9 de Julio, el 30 de abril en la tercera competencia de la temporada. Asimismo, hubo un cuarto y último Berta, el de Gastón Perkins, que también corrió por primera vez en 9 de Julio. Una de las mejoras que recibieron los Berta en 1972 fue la incorporación de una toma dinámica para mejorar el ingreso de aire de los carburadores, exactamente la misma a la utilizada en los motores Tornado de Mecánica Argentina Fórmula 1. La otra, fue el agregado de un segundo espejo retrovisor.

Luis Di Palma comenzó 1972 con un triunfo en la  carrera de apertura el 5 de marzo, organizada por el Moto Club Argentino en Buenos Aires. Una carrera sobre 73 vueltas al Circuito Nº 9 en la que el Berta rojo, ahora con el Nº 1, le sacó cuatro vueltas a su escolta, Eduardo Pino quien corría con un Ladi-Chevrolet. Di Palma volvió a triunfar en la siguiente, Allen; en la cuarta, Maggiolo, y en las dos siguientes, Buenos Aires y Alta Gracia así como en la octava, Rafaela. A su vez Del Rio fue el vencedor de dos carreras: la mencionada del 30 de abril en 9 de Julio y el 10 de diciembre en Buenos Aires, en la reunión del Avellaneda Automóvil Club, nuevamente en el Circuito Nº 9. Gastón Perkins, quien corría con una Liebre III pasó a conducir su Berta-Tornado, con el que ganó dos carreras, el 17 de septiembre en “El Zonda” de San Juan y el 17 de diciembre, en la última del año, en Comodoro Rivadavia. García Veiga, por su parte, fue el único que logró derrotar a los Berta-Tornado al menos una vez, lográndolo el 30 de julio en Río Cuarto, en el que fue el último triunfo de un Chevrolet en Sport Prototipo.

La superioridad de los prototipos de Berta se manifestó de tal manera que en tres ocasiones ocuparon los tres primeros puestos. El 21 de mayo, en Maggiolo, Luis Di Palma fue el vencedor, escoltado por Perkins y Del Rio. A su vez, el 17 de septiembre en San Juan, Perkins, Di Palma y Bertolini ocuparon los tres primeros puestos, mientras que en la última carrera del año, también. Allí, en Comodoro Rivadavia el ganador fue Perkins, llegó segundo Del Rio y tercero Di Palma.

Computadas las once pruebas de 1972, temporada en la que cambió el sistema de puntaje, el arrecifeño volvió a consagrarse campeón con seis triunfos y 157 puntos, Perkins fue subcampeón con dos victorias y 79 puntos mientras que Del Rio, también con dos éxitos, ocupó la tercera posición, con 73 puntos. Norberto Pauloni, con su Mavicapache-Chevrolet, quedó cuarto con 66 unidades, quedando quinto el rafaelino Jorge Ternengo, con otro Berta, tras sumar 35 puntos.

La temporada 1973, la última de la categoría Sport Prototipo, sólo tuvo tres carreras. La primera, Comodoro Rivadavia, fue ganada por Osvaldo “Cocho” López con el McLaren-Ford de Formisano, pero en las dos siguientes los Berta-Tornado volvieron a imponerse. El 20 de mayo en Alta Gracia, el triunfador fue el campeón Di Palma, escoltado por Carlos Faverio -con el Berta de Gastón Perkins- siendo Del Rio tercero. El 15 de julio, nuevamente en el Circuito Nº 9 de Buenos Aires fue disputada la última carrera de la historia del Sport Prototipo. La ganó Luis Di Palma, escoltado por Jorge Recalde con Jorge Omar del Rio tercero, todos con Berta-Tornado.

La superioridad de los Berta-Tornado en las tres temporadas en que participó, con siete victorias de 1971, nueve en 1972 y las dos de 1973 lo convirtieron en el auto más exitoso de la categoría. Dos de esos 18 triunfos fueron obtenidos por el auto que les presentamos, que se mantiene en perfectas condiciones de funcionamiento y en un impecable estado original.

Textos: Gustavo Arsuaga.

 

 

 

Leído 140 veces.

Dejá un comentario