Brabham BT62

La célebre casa fundada por los australianos Jack Brabham y Ron Tauranac que logró enorme predicamento para llegar a ser una de las más representativas y exitosas de la industria británica del automovilismo, ha regresado de la mano de un superauto.

Este tipo de autos resulta un fenómeno en expansión. Tenemos ejemplos como el Koenigsegg Agera R el que con un motor V8 de 5 litros sobrealimentado y 1140 HP, llega a los 439 km/h es el auto más veloz del mundo. También, el Bugatti Veyron Super Sport, equipado con un motor W16 de 8000 cm3 y 1200 HP, le permitió ostentar el record de haber sido el primer auto de serie que llegó a los 321 km/h.

Otro de ellos es el McLaren F1, que diseñó Gordon Murray y que 23 años después sigue en la lista de los más veloces del mundo. Con una magnífica aerodinámica, estructura de fibra de carbono y motor BMW V12 de 6.1 litros, en su versión GTR –de competición- ganó en Le Mans en 1995. El McLaren produce 670 HP y acelera de 0 a 100 km/h en 3s2/10, y es un ítem coleccionable: el del chasis Nº 066 fue vendido en 2013 al precio récord de U$S 8.470.000.

El proyecto del nuevo Brabham es supervisado por David Brabham, uno de los tres hijos que trataron de emular a Sir Jack Brabham como pilotos. En 1990, David llegó a la Fórmula 1, en una pobre temporada con un Brabham BT59-Judd V8 en la que corrió 14 Grandes Premios, de los cuales en seis no llegó a clasificar para largar, tuvo siete abandonos y un 15º puesto como mejor resultado. En Sport le fue bastante mejor, ya que en 2009 compartió el Peugeot 908 HDI ganador de las 24 Horas de Le Mans, con Marc Gené y Alexander Würz.

En cuanto al Brabham BT62, tal la denominación del superauto, es el primero de Brabham Automotive. Ha sido presentado recientemente en la Australia House, en Londres, en un ambiente enmarcado con autos vinculados a la historia de Jack Brabham. El deportivo ha sido pintado en los colores verde esmeralda surcado con una franja dorada que también cubre la parte delantera de la trompa. Una decoración al estilo de los Brabham de Fórmula 1 de la década del sesenta. David Brabham lo ha realizado en homenaje a su padre, uno de los más destacados representantes de la generación de pilotos-constructores. “Old Jack”, que debutó en el Campeonato Mundial de Conductores en 1955 con un Cooper. En un período de 16 temporadas, ganó 14 Grandes Premios, siete con su propia marca. Asimismo, en 1966 ganó su tercer y último campeonato y sigue siendo, 52 años después, el único piloto que ganó un título mundial con un auto de su propia construcción. Con el BT19 impulsado por un motor australiano derivado de serie, el Repco V8 hilvanó una serie de cuatro victorias consecutivas, los Grandes Premios de Francia, Gran Bretaña, Alemania y Canadá, los que sumados al segundo puesto en el México con el BT20 le permitieron ser el único piloto que ganó un título mundial con un auto de su propia construcción, además de a copa de constructores con 42 puntos, derrotando a Ferrari que sumó 31 y a Cooper, con 30.

Sobre el superauto que reflota la famosa sigla BT (Brabham Tauranac), aunque David Brabham reside en el Reino Unido, la conexión australiana está tan presente como su apellido sugiere. Es que el circuito de Phillip Island, en Victoria, será utilizado para desarrollar los prototipos y la ciudad de Adelaida ha sido elegida para establecer la planta donde es producido.

El personal de prensa y difusión de Brabham Automotive lo anunció recientemente: “El Brabham BT62 será construido al norte de Adelaida, en instalaciones recientemente adquiridas ubicadas a menos de un kilómetro de la vieja planta Holden –la filial australiana de General Motors-”.

El auto, orgullo del conocimiento industrial de Adelaida, será comercializado al precio de U$S 1.82 millones. El BT62 tiene una estructura de fibra de carbono, y está equipado con un motor Brabham V8 de 710 CV de posición trasera-central con tracción trasera. Pesa sólo 972 kilos sin agua, nafta ni aceite.

La producción del BT62 estará restringida a 70 autos, para conmemorar el aniversario del debut de Jack Brabham en el automovilismo, 70 años atrás. Los primeros 35 formarán parte de una serie más limitada aun, pintados especialmente para celebrar las 35 victorias de Brabham en el Campeonato Mundial de Fórmula 1.

El habitáculo del BT62, como un deportivo auténtico, se reduce a lo mínimo indispensable. En el volante, al estilo de aviación o de Fórmula 1, proliferan los botones y detrás hay una pantalla digital de cristal líquido verde con letras en dorado, haciendo juego con los clásicos colores de Brabham. La transmisión es a través de una caja Holinger de competición secuencial de seis marchas, comandada con paletas detrás del volante. A propósito, la fábrica ofrecerá la opción del puesto de conducción a la derecha, para quien así lo prefiera.

Otras de sus principales características son las siguientes: frenos Brembo de fibra de carbono con seis pistones por rueda, suspensiones independientes con doble parrilla de suspensión delantera y trasera, sistema de adquisición de datos a bordo, extinguidor de fuego integrado y neumáticos lisos (slicks) de competición. Según un estudio aerodinámico, el auto, equipado con un gran alerón trasero de soporte central, cuenta con un apoyo aerodinámico de hasta 1800 kilos.

El único problema, si es que quien puede gastarse casi dos millones de dólares en darse un gusto de este tipo, es que como en el caso de la Ferrari FXX, el BT62 no podrá ser utilizado en las calles ni en rutas. Sólo podrá ser conducido en circuitos, y para ello los propietarios recibirán un curso de manejo para poder disfrutarlo al máximo. Así lo señaló el comunicado de prensa de Brabham Automotive: “Aquellos suficientemente afortunados en poseer un Brabham BT62 participarán de nuestro programa de desarrollo de pilotos, en el que su habilidad física y determinación serán elevadas a un lugar en el que el tanto el potencial del conductor como el del auto serán plenamente explotados en un todo”.

La entrega de los primeros ejemplares será a partir de octubre, y según reveló Brabham Automotive: “Tenemos en vista participar con este auto en las 24 Horas de Le Mans”.

 

 

Leído 59 veces.

Dejá un comentario