Martín Christie

 

Martín Christie es sinónimo de rally, de circuitos y ahora en menor medida de autos clásicos. Debutó como copiloto en el WRC Rally Codasur en 1981 a bordo de un Fiat 147, tuvo 81 salidas y su última carrera fue en Telstra Rally de Australia en un  Mitsubishi Lancer EVO V categoría N4.

Christie ha estado presente en todo tipo de circuitos alrededor del mundo, desde los de tierra en las sierras cordobesas en el World Rally Championship con el equipo Munchi’s, hasta el emblemático Le Mans, tanto en competencias del World Endurance Championship como de autos clásicos. Ha estado en eventos tan disimiles como un F1 Clienti o el concurso de elegancia más reconocido del mundo, Pebble Beach.

En el WEC participó de dos proyectos, uno con AF Corse, asistiendo un Ferrari F430 GT2 y posteriormente colaboró con la preparación de un LMP2. Después de estas dos experiencias, es cuando da el salto definitivo a como conocemos hoy a Martín, dejó la velocidad y los tiempos por vuelta para abocarse a los autos clásicos y a los concursos de elegancia.

“En 2014 a mediados de septiembre, Luis Pérez decide no correr más, las tres carreras del WEC de ese año no las corrió. La última carrera fue en Austin con un GT2  pro am. Ahí se despidió del automovilismo. Ahí pensé que terminaba todo para Martin, pero no. Luis me dijo: “Te quedas, siempre van a haber cosas para hacer”. Es un placer trabajar para la familia Pérez Companc”.

En Laguna Seca fue donde Luis, siendo un piloto amateur pero con mucho kilómetros y experiencia encima logró marcar el mejor tiempo, imponer el récord del circuito, el cual aún no ha sido batido por ningún piloto de ninguna de las múltiples categorías que lo frecuentan. Ese tiempo lo marcó con el auto que estuvo hasta el lunes pasado en los jardines del hipódromo de San Isidro.

Entre los últimos trabajos que le ha tocado encargarse ha sido el de custodiar el Ferrari F2004 con el que Michael Schumacher ganó su séptimo y último título de Fórmula 1. Desde su desembarco en el Autódromo de Buenos Aires y su posterior exhibición  en la última edición de Autoclásica, siempre junto al Ferrari Club Argentino.

Respecto a Autoclásica dijo: “He venido a todas, menos las dos primeras. Es algo fantástico para esta parte del mundo. Viene gente de países cercanos, hay mano de obra artesanal, cada vez convoca más gente. Año a año crece. Es un placer estar en un stand y uno percibe y ver que hay una franja de la juventud que sabe y se interesa por los autos clásicos”.

En el escenario porteño el F2004 realizó en dos días tres tandas de 20 minutos y para que eso fuera realidad, ocho mecánicos de F1 Clienti vinieron desde Maranello y Christie estuvo pendiente de ellos en todo su paso por Buenos Aires.

F1 Clienti es una división que la Scuderia Ferrari creó para asistir a sus autos de carreras y a los dueños de estos.

Al año realiza 8 eventos alrededor del mundo, a estos eventos los dueños pueden ir con sus monoplazas, pero por la complejidad de los actuales autos, necesitan mínimo de 8 mecánicos para poder ponerlos en marcha. Ferrari se encarga del transporte y del resguardo de estos fórmula 1 en su fábrica en Maranello, en un espacio donde se guardan alrededor de 100 vehículos.

Yo he disfrutado muchísimo todo este periplo de pistas, soy un apasionado, el sueño de ir a Le Mans y haber hecho 6 carreras o tres veces en Sebring. Todos lo disfrutamos muchísimo”. A pesar de toda esta trayectoria, siempre se muestra amable para conversar, contar detalles de los autos y alguna que otra anécdota que le ha pasado en todos estos años de carrera, incluso, nos contó que en un auto busca solo transporte, no le quita el sueño sus prestaciones aunque indicó que le gusta el Chrysler PT Cruiser, por su apariencia de auto antiguo.

 

 

Textos: Cristian Camilo Molano.

Fotos: DandyDriver

Arte: Javier Busto

 

 

 

 

 

Leído 74 veces.

Dejá un comentario