La Ferrari de Charlie

Esta Ferrari 166/195 Inter s/n 0071S hizo su aparición en Buenos Aires de la mano de Carlos Charlie Menditeguy, en las dos pruebas organizadas por el Club de Automóviles Sport durante la inauguración del Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires, en el mes de marzo de 1952. Es probable que la amistad con Cachorro Bonomi y también su relación con el gobierno le hayan permitido traer el auto de Italia para sumarlo a las pruebas tipo sport. En las carreras disputadas en Buenos Aires no le fue bien, ya que tuvo que abandonar en ambas por problemas mecánicos. La revancha llegó el 19 de octubre de 1952, cuando logró ubicar el auto en el tercer puesto en el Premio Lealtad.

Ronald Hansen destacó en Velocidad: “Tercero fue Carlos Menditeguy quien hizo una carrera espectacular con su Ferrari 2.3 litros berlinetta, la cual parecía que había que tenerla mucho en las curvas, aunque tenemos la impresión de que el piloto contuvo la máquina en vueltas en la recta para no correr riesgos con el motor”. El comentario de Hansen sobre la cilindrada, confirma que el auto fue llevado a 2300cc, con lo cual el motor pasó de ser un 166 a 195. Menditeguy además, la usaba como vehículo particular, o sea, algún cuidado aparte le debía tener. Charlie corrió luego en monopostos, llegando incluso a la Fórmula Uno, y nada más se supo de esta berlinetta.

Durante los años setenta el auto pasa a manos de Lino Sixto Bendolini en la provincia de Mendoza. La Ferrari permanece en Buenos Aires al cuidado de Pablo Napoli. Bendolini participa con el auto en algunas pruebas del CAS y del CAC, lo que ilustran algunas fotos de esta nota. Finalmente Pablo Napoli adquiere el auto y lo exporta a comienzos de los años ochenta. La coupé participa activamente de numerosos eventos importantes de autos clásicos alrededor del globo durante los años sucesivos, alternando entre la Mille Miglia, Tour Auto, Le Mans Classic, Mónaco Histórico y Laguna Seca. Es repatriada en el año 2007, siendo un0 de los muy escasos autos que participaron en las carreras del CAS en los años 50 que afortunadamente esta en el país.

Gracias Sergio Lugo y Mario Bendolini por algunas fotos.

Más notas sobre este auto y Charlie Menditeguy aquí:

El primer año del resto de la vida de Charlie.

Diario de un jurado de Autoclásica.

Premio repatriación.

Jugando al bon vivant.

Leído 104 veces.

Dejá un comentario